La prueba

0 Comentarios

El capítulo de hoy empieza, como viene siendo habitual en esta temporada, con una especie de recordatorio de todo lo sucedido en las dos temporadas anteriores, en este caso, protagonizado por Gorka. Gorka, después de todos los capítulos que lleva a sus espaldas, sigue sin saber actuar y con una dicción bastante, como diría Noemí Galera en OT, sospechosa. Su papel de chulito y deslenguado está muy visto, pero bueno, nos aporta algo de alegría en todas las escenas que protagoniza (y él, al contrario que Cabano, no necesita desnudarse cada 2 minutos con alguna excusa).

Según parece, el tema central de hoy serán los videojuegos, tanto en el corazón de Fer, nuestro mariquita favorito, como en el colegio en general. Han aprovechado la mínima para poner a un chiquito en ropa interior, jugando a una maquinita de estás. La primera y en la frente, viva FoQ. Nuestra gordita favorita, Violeta, es una apasionada de los videojuegos también, pero claro, ha quemado sin querer las tostadas de su tía Irene. Mira que como se cabree la Perra, y le de por cantarte alguno de sus conocidos y prestigiosos temas.

Clara está muy enfadada desde que se enteró que es la profesora peor valorada del colegio. Tendría que haberse quedado de presentadora de “El rival más débil” y dejarse de dar inglés en un colegio de hormonas con patas. Olimpia tampoco está pasando por su mejor momento, sufre una depresión post-parto, así que acabará hinchándose a pastillas, como todo el mundo en el colegio Zurbarán.

Alma, junto con Yoli, es claramente el personaje favorito de esta temporada. Siempre nos han encantado lo malos de verdad, los pérfidos y los calculadores, no esos que son sensibles a la primera de cambio. A Ruth la está poniendo negra, a la pobre, y encima va a acabar llevándose el gato al agua con Cabano y Gorka.

Se supone que los guionistas aprovechan las juntas del claustro de profesores para hablar de los problemas actuales en los colegios españoles. Olimpia y Roque están condenados a llevarse mal, como en este caso, el tema de los videojuegos. Olimpia siempre ve el mal en cualquier cosa, la pobre. Que empiece a hincharse a pastillas ya, sí. A Roque, por listo, le han encasquetado una dinámica con los chicos sobre los videojuegos.

En la clase de Gimnasia, nos han demostrado que Violeta, a parte de ser un poco gordita, no es demasiado hábil, porque es incapaz de saltar el potro. Alma le confiese a Paula que Cabano quiere recuperarla. ¿De repente Alma ha tenido un ataque de buen rollo? Violeta le grita a su tía. Encima que le había quemado las tostadas. Al final va Irene a hablar con ella para soltarle un discurso sobre la belleza interior e intentar solucionar sus problemas. Irene se está volviendo loca, la pobre se va a desquiciar esta temporada (y por si lo dudáis, si, se dará a las pastillas). Le recomienda que utilice sus armas, que en este caso, suponemos, serán dos lomos embuchados y cuatro patas de jamón serrano. Pronto Violeta quemará el colegio, al puro estilo Carrie, y si no nos decepciona, acabará comiéndose los restos carbonizados de sus compañeros, al estilo, también, Viven.

Roque, que debe ser familiar directo de Violeta, también es un poco corto, aunque supongo que también está enamorado de Olimpia: a pesar de que ese hijo, que lleva metido entre cristales más tiempo que una rata de laboratorio, no es suyo, sigue preocupándose por su antigua novia. Hay gente muy masoquista.

Blanca, que es la profesora que menos nos gusta, porque ocupa más minutos de los necesarios, se debate entre el director, que ha dejado Bulevar 21 para dirigir el Zurbarán, y el antiguo primo de los Serrano, que ahora trabaja en la cafetería del mismo bar. Al hermano de Yoli se le ven intenciones, porque le ha mandado flores y todo, pero el chaval, tiene un pequeño problema con el desarrollo de su habla. Antes de aprobar secundaria, debería probar a aprobar primaria. El director ha aprovechado el pequeño retraso que sufre Blanca para engañarla, porque anda resentido por la no-cita del otro día, y le ha hecho creer que el ramo de flores era suyo. Blanca está que trina, pobrecita.

Fer le ha mirado el culo al amigo de Julio, del cual se enamorará instantáneamente. Los guionistas continúan desarrollando el prototipo homosexual, con un personaje que pone Fangoria en sus fiestas, se lía con hombres en baños y va mirando culos a diestro y siniestro. A Julio le sigue mandando amenazas la panda de fascistas que antes eran sus amiguitos.

Paula y Alma se han hecho amiguitas, porque Paula, si una cosa tiene, la pobre, además de barbilla, es mala suerte. Ha mandado a su new BFF (Best Friend Forever) que se haga a Cabano. Vamos, se lo ha dejado en bandeja. Además, en dos semanas, han conseguido ser intimas. El Zurbarán es como GH, se magnifican los sentimientos. Al final parece ser, que de momento, Alma se porta bien con Paula. Se monta un jueguecito con Cabano para que Paula crea que sigue enamorado de ella. No sabemos a que se debe este amor de la mala malísima hacia la antigua cantante de Factor X.

Viole(n)ta ha encontrado su truco: los videojuegos. No se ha dado cuenta que más que pasar a ser una chica guay, va a pasar a ser la gordita frikie. Consigue que Julio deje tirado a Fer, que aprovecha la jugada para irse con el viciado de los videojuegos. Además, se pone cachonda como una perra, y decide jugar a limpiarle los labios a Julio y sueña con hacerle mil comidas con chocolate. Una lástima que Irene le espante hablando de sexo y condones. Clara quiere dejar el cole Zurbarán, y volver con Lourditas a ser profesora de Tete y Guille. Esta deprimida, una enfermedad mental, que como podemos intuir, es muy recurrente en esta serie. Olimpia consigue superar un poco su depresión y miedo a su hijo que se encuentra muy enfermo, con la ayuda de Roque. Al final parece recuperarse y Olimpia se siente más madre que nunca, como si se hubiese tragado cuatro kilos de esperma. El niño tendrá nombre, suponemos que Roque.

El nuevo chico, David, se desnuda delante de Fer, y el tío, no sabe a que joystick echarle mano. A faltar de Cabanos, buenos son Davides. El chico nuevo habla con Fer sobre tías y dice que “no tiene nada en contra de los maricones”. Fer huye corriendo, no sabemos si por miedo o directamente a hacerse un buen… bizcocho de nata (y chocolate, antes de que se lo coma Violenta).

El hermano de Yoli (aprovechamos para mostrar nuestra indignación por su nula aparición en este capítulo con nuestro adorado Quino) llega a casa de Blanca con la excusa de repasar, y como llega mojado, aprovecha para… DESNUDARSE. Si, seguramente estéis asombrados, porque en esta serie nunca utilizan este recurso. La verdad que el chaval no está nada mal, y nos encantaría que también se hubiese mojado la ropa interior. Como era de esperar, se ha declarado, y Blanca se ha puesto muy nerviosa, y está escribiendo ecuaciones con los pezones. Al final, el chico, consigue aprobar, lo que demuestra el nivel de la enseñanza española.

Cabano se empeña en invitar (suponemos que al Burguer King) a Paula, que la pobre no levanta cabeza entre un hermano muerto y un novio chino deportado al país de los cedeses chinos. Allá donde estés, Yan, esperamos que tu grabadora no te esté fallando y estés comiendo mucho arroz tres delicias. Gorka ha pillado a Alma mintiéndole con una supuesta misa de su padre. Ruth, dedosgarganta, aprovecha el momento para meterse con él, pero Gorka se la devuelve hablándole de su sobrepeso (que aun no hemos sido capaces de ver). Alma, que nos ha salido un poco truchón, le da un masaje erótico a Paula, a lo que ésta contesta: “tronca, si me has puesto hasta cachonda”.

Aparece la gran Yoli, la Juani de España, la Juani de nuestro corazón. Quino quiere besarla pero ella no se deja, porque se ha vuelto muy puritana. Ruth se ha mareado un poco, porque ha dejado de comer, para estar delgada. Esperemos que no se haga muy amiga de Violenta y le haga postres de chocolate sin parar. Julio da de lado a Violenta, no sabemos si por gorda, por frikie o porque es alérgico al chocolate.

La nueva idea de Violenta va a hacer que cumpla uno de sus sueños: convertirse en un Sims. Esperemos que haya los suficientes pixeles en la Red como para crear su personaje. El proyecto, de Roque e Irene, se llamará “El ciberZurbarán”, y estamos rezando para que no se trate del germen del nuevo CBC. Gorka llama gorda, una vez más, a Violen, pero ella sale con mucha gracia (que debe ser lo único que tiene). “Yo soy la Yoli” y “Fergoria” hablan del amor, con una profundidad que nos da miedo. Quizás nos encontremos ante los nuevos Platón y Aristóteles. Hablando de amor, Irene se digna a darle consejos a la pobre Blanca (que no tiene dinero para tinte) que está hecha un mar de dudas entre el Yolibrother y el dire del Zurbarán. Han aprovechado para hacer el típico montón de escenas sueltas con una canción pastel, creemos, de “Efecto Mariposa”, un grupo, que por el bien de la salud mental del país, creíamos disuelto y enterrado en el baúl del mal gusto.

Oficialmente Clara ya se ha dado a las pastillas, y va como un zombie por el colegio. Nos gustan los profesores chungos y nos gustan los yonkies, así que nos ha salido una combinación perfecta. Adolfo la ha pillado, porque como es tan mayor, está de vuelta de todo. A Clara los problemas se le han hecho un mundo, y si se le siguen saliendo los ojos de las cuencas, los alumnos del colegio podrán jugar con ellos a modo de canicas. Adolfo se pone sensible y dice un par de frases dignas de Fresita de Gran Hermano. Además, le recomienda que llame al teléfono de ayuda al profesor, que nos encanta que exista y abogamos porque sigan el ejemplo con “el teléfono de ayuda a los moteros recogecacas de Madrid”, “el teléfono de ayuda a los peluqueros de Alaska, Olvido Gara” o “el teléfono de ayuda a concursantes fracasados de realities españoles”. Olimpia nos cuenta que su hijo se llamara Darío, no sabemos en honor exactamente a quien y el camarero del bar finge haber suspendido para poder seguir quedando con Blancafarmartint. Lo que no sabe es que Blanca aprovecha para besar a Martín en un descuido. Está Blanca, se nos está haciendo toda una buscona.

Nuevo momento lésbico, que es la nueva apuesta gayfriendly de la serie, con Alma esperando a Paula para ducharse, y no sabemos si, aprovechar para darle con la alcachofa en sus genitales. A Paula parece que el rollo bollo le está gustando poco, y lo único que tiene mojado son los pies, con tanto agua corriendo por las duchas del vestuario. Vaya gasto tiene este colegio en agua, pero eso sí, los alumnos son limpios relimpios. Gorka ha visto a Alma con su padre, así que se confirman nuestras sospechas: está más loca que Soraya Arnelas después de perder Eurovisión. La serie acaba con un beso entre el new-gay Carlos y Fer, que se queda con la boca abierta y un calentón de tres narices.

Para la semana que viene nos espera: nuevos desnudos y escenas de sexo, una moto tirada en el suelo, Alma volviéndose cada vez más y más loca (Viva!), Julio mandándole fotos cachondonas a Violenta, Yoli diciéndole a Quino que no aguanta más sin mojar el churro y muchas cosas más. Nos vemos, hasta la semana que viene.




Nos gusta: Yoli, la maldad-bondad de Alma, que pongan a Ruth de gorda y a Violeta un flotador, los topicazos homosexuales de Fer, el hermano chungo de Yoli.

No nos gusta: que Adolfo hable del teléfono de atención al profesor y nos haga descojonarnos, Martín y su rollo en general, la tontería de Blanca (está claro que el camarero es mejor opción, pero aquí la profe nos ha salido un poco clasista), Irene y que siempre salga en albornoz, un día va a ir así al Zurbarán, el ciber-Zurbarán (me estoy oliendo que va a ser una plataforma real y vamos a poder participar...).


Categoria: Temporada 3


Metas: 

Puntua esta noticia 

Comentarios
     

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.